viernes, 28 de febrero de 2014

LOS PERROS NECESITAN SENTIRSE PERROS




Foto: Esther Esteban
Cada vez me gusta más ver a los perros comportándose como perros. Me apasiona verles concentrados oliendo las esquinas, mirando sorprendidos cómo vuela un papel o saludándose unos a otros… Hace trece años yo habría intentado evitar todas estas acciones por considerarlas distracciones: habría tirado de la correa para que mi perro no oliera la esquina, habría gritado un terrible “NO” para que mi perro dejara de mirar el papel y habría vuelto a pegar un tirón de la correa para que él siguiera caminando a mi lado sin desviarse para saludar a otro perro. En aquella época yo me sentía muy orgullosa de que mi perro abriera un cajón o de que se quedara quieto cuando yo se lo pedía desde decenas de metros de distancia. Mi perro se tumbaba si yo se lo ordenaba pero, ¿le gustaba hacerlo?, ¿estaba tranquilo? No. El simplemente obedecía mis órdenes. Mi perro podía hacer cosas asombrosas, pero yo hacía barbaridades que le provocaban dolor y que le impedían comportarse como lo que era: un perro. El no se estaba distrayendo cuando quería oler, observar cosas o saludar a otros perros. Simplemente estaba intentando hacer lo que es natural en un perro. Pero a mí me costó mucho tiempo entenderlo.
Se me ocurren tres razones principales, no necesariamente excluyentes, que explican porqué muchas personas actúan como yo actuaba entonces, privando a los perros de sus reacciones naturales y provocando que muchos perros no se sientan bien.
  • En primer lugar está la idea de que el perro tiene que ser educado para comportarse correctamente en nuestra sociedad. Esto es cierto a medias porque se tiende a pensar en una educación en el sentido humano olvidando la educación en sentido canino. La forma de conseguir perros educados suele centrarse en un rígido programa de ejercicios de obediencia que ayuden a controlarles. Los ejercicios de caminar al lado, sentarse, tumbarse, quedarse quietos o acudir a la llamada se pueden enseñar y utilizar de forma agradable, pero en ocasiones se consiguen usando mucha presión y eso tiene resultados nefastos. Por ejemplo el ejercicio de caminar al lado, la mayoría de las veces realizado a base de tirones de la correa, puede conllevar dolores, miedos, etc.
  • En segundo lugar, la visión anticuada y errónea del perro como un ser potencialmente peligroso que debe ser dominado lleva a muchos adiestradores y dueños a querer controlar excesivamente a sus perros aplicando dudosas y agresivas técnicas para manipular sus reacciones. Por desgracia esta forma errónea de entender la naturaleza del perro sigue transmitiéndose hoy en día (a través de algunos programas de televisión por ejemplo). Se basa en aplicar los llamados programas de reducción de rango que supuestamente sirven para “jerarquizar o dominar a los perros”. Estos programas de reducción de rango privan a los perros de su comportamiento natural y provocan otras conductas nocivas, tanto para el perro como para las personas que conviven con él. Por ejemplo castigar el gruñido de un perro, que muchos dueños interpretan como un desafío hacia ellos cuando no es más que una forma de expresión tan útil como las demás, puede hacer que el perro deje de gruñir y que, sin previo aviso, muerda.
  • En tercer lugar, llevados por el afán de satisfacer nuestros deseos o aficiones, hacemos practicar a nuestros perros ejercicios que muchas veces tienen consecuencias dañinas. Por ejemplo veo perros en las ciudades a los que se les lleva atados al lado de un ciclista o de un patinador y que se ven obligados a correr largas distancias sin pausa a un ritmo elevado sin tener ninguna posibilidad de descansar, oler, saludar a otros perros o incluso hacer sus necesidades. Estas tres razones tienen que ver con una idea errónea de la educación. La educación está muy alejada de los conceptos de manipulación o de control.
Si hemos cometido algunos de esos errores y queremos ayudar a nuestro perro a sentirse mejor, hay muchas cosas que podemos hacer.
  • Cambiar el concepto de perro “educado” en el sentido humano por el de perro “educado” en el sentido canino. Educar implica responsabilidad por parte del dueño, para ayudar en el proceso de maduración de los perros que les permita desenvolverse con éxito en el entorno en que conviven con nosotros. Un perro bien educado en el sentido canino no es un perro que obedece órdenes sino un perro que se relaciona bien con otros perros, con las personas, etc. Podemos darle oportunidades para tener encuentros agradables con otros perros o con humanos y podemos llevarle a sitios donde él pueda explorar libremente.
  • Dejar de pensar en dominar a los perros y olvidar las ideas erróneas de jerarquías ya que los perros no son lobos. La ciencia ya ha establecido que no hay motivos para seguir pensando en términos de macho alfa o de jerarquías en las manadas de lobos ya que éstos forman grupos familiares y se reparten las tareas. En lugar de actuar como humanos agresivos comportémonos como progenitores responsables que guían y ayudan pero que no imponen.
  • Fijarnos en los gustos de nuestros perros. En vez de animarles a compartir nuestras aficiones descubramos cuáles son las suyas. Muchas veces son cosas tan aparentemente simples como olisquear con detenimiento veinte metros de acera. Cada perro, igual que nosotros, debe ser considerado como un individuo con sus propias peculiaridades. No pensemos siempre en moldear a los perros o modificar sus comportamientos a nuestro gusto, sino en cómo entender los suyos y en cómo ayudarles a realizarlos en la medida de lo posible.
¿Significa esto que no hay que enseñar nada a los perros? Hay muchos perros que no necesitan aprender ningún ejercicio que nosotros podamos enseñarles y no tienen ningún problema de convivencia. A otros en cambio les encanta hacer cosas, les gusta sentirse útiles, solicitan sus juegos favoritos… En cualquier caso siempre hay que pensar en si las cosas que les enseñamos les agradan y en si son buenas para ellos. Y desde luego se las deberemos enseñar de forma amable. Hay ejercicios que les podemos enseñar que son muy prácticos para prevenir accidentes, por ejemplo soltar objetos que tienen en la boca, seguirnos cuando realizamos un sonido especial o acudir a nuestro lado cuando les llamamos. Otros ejercicios los deberemos aprender nosotros. Propongo uno para empezar: aprender a caminar con la correa floja para que el paseo resulte agradable para el perro, para que tenga oportunidades para explorar y relacionarse con otros perros y para que, sobre todo, no le cause ningún dolor.
Podemos conseguir que los perros realicen ejercicios increíbles, sin embargo, ellos son capaces de hacer cosas extraordinarias, por sí mismos, a diario y delante de nuestros ojos, cosas que reprimimos, a las que no damos importancia o que ni siquiera percibimos. Observemos a nuestros perros, olvidemos la obediencia, el control y los ejercicios basados en falsas necesidades de los perros y empezaremos a ver a nuestro perro de un modo distinto. Solo así podremos contestar a las preguntas: ¿Está a gusto? ¿Qué le gusta hacer? ¿Qué no le gusta hacer? ¿Sé por qué? ¿Qué puedo hacer para entenderle mejor? ¿Qué puedo hacer para ayudarle? Para profundizar en las respuestas nos hará falta seguir aprendiendo sobre los perros, qué hacen, cómo lo hacen y porqué lo hacen. Nuestros descubrimientos nos ayudarán a mejorar la vida de nuestro perro y nuestra convivencia con él.
Para leer más:
  • Whatever Happened to the Term Alpha Wolf?, por L. David Mech, pubicado en la revista International Wolf, Vol. 18, Nº 4, Winter 2008 y traducido con permiso del autor para el nº8 de la revista RAP, con el título ¿Cómo se acuñó el término lobo alfa?
    El profesor Davir Mech, prestigioso investigador de lobos a nivel mundial, cree que se necesitarán 20 años para que los medios de comunicación y el público adopten la terminología correcta y se acabe con la desfasada visión de la manada de lobos como una agrupación de individuos agresivos compitiendo sistemáticamente unos con otros para ser los jefes de la manada.
  • Wolf-pack (Canis lupus) hunting strategies emerge from simple rules in computational simulations, por C. Muro, R. Escobedo, L. Spector y R.P. Coppinger, publicado en octubre de 2011 en la revista internacional Behavioural Processes 88 (2011), pp. 192-197.
    Resultados de simulaciones numéricas muestran que la caza de los lobos es un comportamiento colectivo emergente en el que no es necesaria ninguna comunicación ni ninguna estructura jerárquica entre los miembros del grupo para conseguir capturar a la presa.
Cristina Muro, septiembre 2011 muro.cristina@gmail.com

lunes, 24 de febrero de 2014

SOCIALIZACIÓN DE PERROS EN LA PERRERA DE BARCELONA III


Tercer vídeo que muestra el trabajo de voluntarios y socios que con paciencia y formación generan bienestar animal, mejoran la adoptabilidad y favorecen la convivencia satisfactoria de perros y humanos.

domingo, 23 de febrero de 2014

SOCIALIZACIÓN DE PERROS EN EL CAAC DE BARCELONA

Es importante señalar que todas las personas que participan en estos encuentros tienen muchos años de experiencia como voluntarios, licencia para la conducción de PPP's y formación específica alcanzada mediante cursos de formación autofinanciados. Son supervisados al menos por un educador canino. No intentéis imitar estas técnicas sin la seguridad absoluta de saber lo que se hace, sólo la experiencia, la formación y la capacidad garantizan la seguridad y la satisfacción de los animales. El espacio en el que se realizan los procedimientos sin ser el ideal tiene un acceso limitado y forma parte de una experiencia piloto a desarrollar más ampliamente con materiales adecuados, patrocinios y continuidad temporal.
Mención especial merecen tanto los participantes como la responsable de los vídeos: Esther Sánchez Calatayud.  Muchas gracias por dedicarte a ellos dentro y fuera del CAAC y por hacer nuestra tarea visible.

jueves, 20 de febrero de 2014

LA IMPORTÀNCIA DE LA IDENTIFICACIÓ; per ells, per tu, per tots!

Demanem a tothom que s'impliqui en el compliment de la normativa que obliga a identificar els gats, els gossos i les fures amb el transponedor electrònic o XIP. Propietaris, veterinaris, entitats i forse de l'ordre la identificació universal dels animals domèstics és una fita abastable, mes ara que existeix el registre ANICOM que des del 7 de Novembre de 2011  funcionament una nova aplicació web de gestió del Registre general d'animals de companyia (ANICOM) està en funcionament paral.lelament a l'AIAC.
Aquesta aplicació substitueix l'antiga REGANICOM, creada l'any 2003.
L'ANICOM introdueix millores substancials respecte de l'anterior, com ara la possibilitat que els ajuntaments puguin consultar en quin municipi ha estat censat un animal trobat abandonat, localitzar en altres municipis animals extraviats pertanyents al municipi propi, fer extracció de dades, imprimir fitxes, etc. Les millores introduïdes permetran controlar millor i disminuir l'abandonament dels animals de companyia.
A més, l'aplicació té també les dades d'identificació que consten en l'Arxiu d'Identificació d'Animals de Companyia del Consell de Col·legis de Veterinaris de Catalunya; això serà possible el mes de febrer de 2012.

domingo, 16 de febrero de 2014

NO A LAS MUTILACIONES : Revista RAP

Artículo de Cristina Muro en la revista RAP
Haréis bien en consultarla tienen muchos artículos interesantes y una sólida formación.
http://www.revista-rap.es/Rap15.pdf

martes, 11 de febrero de 2014

TRABAJO DE SOCIALIZACION DE PERROS EN EL CAAC DE BARCELONA II

Segundo vídeo que muestra el trabajo de voluntarios y socios que con paciencia y formación generan bienestar animal, mejoran la adoptabilidad y favorecen la convivencia satisfactoria de perros y humanos

sábado, 8 de febrero de 2014

jueves, 6 de febrero de 2014

VAMOS A IR OFRECIENDO VÍDEOS CON NUESTRO TRABAJO DE SOCIALIZACIÓN

Si bien la formación es muchas veces la clave para poder hacer las cosas bien y de manera segura tanto con los animales como con las personas involucradas, no hace falta ser Educador Canino para comprender la importancia de la socialización de los animales. El perro es un animal gregario por naturaleza y el que desde hace más tiempo decidió acompañar al ser humano, por lo tanto: no está hecho para vivir aislado en jaulas. Las jaulas son un habitáculo habilitado para encerrar al animal a modo de celda pero, sobretodo si está sólo, resulta muy poco recomendable. En ocasiones puntuales, en las que la integridad propia y ajena están en peligro, el espacio que ofrece el cubículo con rejas es imprescindible, pero su uso indefinido puede generar en el animal estrés, depresión y pérdida de habilidades sociales.
Algunos GPP.s (PPP's) por ley o por costumbre son confinados de por vida en jaulas individuales, muchas veces pequeñas e incómodas (incumpliendo la norma general que exige 20m2 disponibles para animales de más de 25 kilos aunque a las perreras se las exima). El contacto que tienen con otros perros muchas veces se limita al que pueda darse a través de los barrotes, o los ladridos o los olores, pero no un amigable y terapéutico tacto. La ley exige que sean paseados de uno en uno, y la falta de tiempo y de seguridad sobre sus reacciones hace que, sobretodo en perreras y refugios, se tienda a no arriesgar y evitar la relación entre pares. Si además los paseadores son ignorantes o están imbuidos por los nocivos hábitos promocionados por falsos educadores caninos televisivos cada encuentro con otro perro puede significar un tirón de la correa, una tensión gratuita y una pérdida de la relajación con la que pueden pasear estos como cualquier otro perro. Lo que algunos llaman correcciones o los gritos y los nervios de los que llevan al animal hacen que este asocie a su igual con una experiencia como mínimo desagrable. Simple asociación, otro perro= dolor, nervios y mal rollo.
Olfatearse, saludarse, juguetear o simplemente mostrase respeto mutuo resulta terapéutico para la psique canina y de cara a la adopción, incrementa las posibilidades. Sólo hay que ver como juegan los perros en los parques para ver que por mucho que nosotros les halaguemos su máxima placer, suele ser, encontrar a otros perros equilibrados.
Los perros que llegan a los refugios suelen tener un pasado tan sólo deducible por las marcas que pueda llevar en su piel. Las reacciones de los primeros días no son significativas. También es cierto que el mismo animal reacciona distinto según quien se le acerque. Según lo traumática que haya sido su captura, o el ánimo que tenga frente al abandono, cada animal se comportará de un modo u otro. También influye, y mucho como fue su periodo de impronta, cuanto tiempo permaneció junto a su madre y hermanos en las primeras semanas de vida y, claro está, qué experiencia tiene con el humano que permitió su nacimiento y su abandono.
Toda esta introducción quiere subrayar la tarea que desde la Asociación los voluntarios y algunos socios de la misma realizan para que perros que llevan meses o años sin aproximarse naturalmente a un igual pueda hacerlo sin riesgo.
video
Romper con las etiquetas injustificadas, mejorar el equilibrio emocional del perro y facilitar su bienestar es nuestro objetivo y para ello se dedican recurso materiales, intelectuales y de tiempo comprometidos como estamos con los más vulnerables, sí, por que son los más vulnerables aunque algunos les atribuyan pinta de fieras.

martes, 4 de febrero de 2014

LA HIPÓTESIS DE LA DOMINANCIA ESTÁ MÁS QUE DEMOSTRADA SU FALTA DE VALIDEZ

Using 'Dominance' To Explain Dog Behavior Is Old Hat

May 25, 2009 — A new study shows how the behaviour of dogs has been misunderstood for generations: in fact using misplaced ideas about dog behaviour and training is likely to cause rather than cure unwanted behaviour.  The findings challenge many of the dominance related interpretations of behaviour and training techniques suggested by current TV dog trainers.

Share This:
Contrary to popular belief, aggressive dogs are NOT trying to assert their dominance over their canine or human “pack”, according to research published by academics at the University of Bristol’s Department of Clinical Veterinary Sciences in the Journal of Veterinary Behavior: Clinical Applications and Research.
The researchers spent six months studying dogs freely interacting at a Dogs Trust rehoming centre, and reanalysing data from studies of feral dogs, before concluding that individual relationships between dogs are learnt through experience rather than motivated by a desire to assert “dominance”.
The study shows that dogs are not motivated by maintaining their place in the pecking order of their pack, as many well-known dog trainers preach.
Far from being helpful, the academics say, training approaches aimed at “dominance reduction” vary from being worthless in treatment to being actually dangerous and likely to make behaviours worse.
Instructing owners to eat before their dog or go through doors first will not influence the dog’s overall perception of the relationship – merely teach them what to expect in these specific situations.  Much worse, techniques such as pinning the dog to the floor, grabbing jowls, or blasting hooters at dogs will make dogs anxious, often about their owner, and potentially lead to an escalation of aggression.
Dr Rachel Casey, Senior Lecturer in Companion Animal Behaviour and Welfare at Bristol University, said:  “The blanket assumption that every dog is motivated by some innate desire to control people and other dogs is frankly ridiculous.  It hugely underestimates the complex communicative and learning abilities of dogs. It also leads to the use of coercive training techniques, which compromise welfare, and actually cause problem behaviours.
“In our referral clinic we very often see dogs which have learnt to show aggression to avoid anticipated punishment. Owners are often horrified when we explain that their dog is terrified of them, and is showing aggression because of the techniques they have used – but its not their fault when they have been advised to do so, or watched unqualified ‘behaviourists’ recommending such techniques on TV.”
At Dogs Trust, the UK’s largest dog welfare charity, rehoming centre staff see the results of misguided dog training all the time.  Veterinary Director Chris Laurence MBE, added: “We can tell when a dog comes in to us which has been subjected to the ‘dominance reduction technique’ so beloved of TV dog trainers.  They can be very fearful, which can lead to aggression towards people.
“Sadly, many techniques used to teach a dog that his owner is leader of the pack is counter-productive; you won’t get a better behaved dog, but you will either end up with a dog so fearful it has suppressed all its natural behaviours and will just do nothing, or one so aggressive it’s dangerous to be around.”
Share this story on Facebook, Twitter, and Google:
Other social bookmarking and sharing tools:

Story Source:
The above story is based on materials provided by University of Bristol.
Note: Materials may be edited for content and length. For further information, please contact the source cited above.

Journal Reference:
  1. John W.S., Bradshaw , Emily J., Blackwell , Rachel A., Casey. Dominance in domestic dogs -- useful construct or bad habit? Journal of Veterinary Behavior: Clinical Applications and Research, May/June 2009, Pages 135-144 [link]
APA

MLA
University of Bristol (2009, May 25). Using 'Dominance' To Explain Dog Behavior Is Old Hat. ScienceDaily. Retrieved December 19, 2013, from http://www.sciencedaily.com­ /releases/2009/05/090521112711.htm#.UqWihJduspg.delicious
Note: If no author is given, the source is cited instead.

Contrary to popular belief, aggressive dogs are NOT trying to assert their dominance over their canine or human “pack”, according to a new study. (Credit: iStockphoto)